OMG

Si alguien dijo «miedo», no fueron ellos: Estos 10 artistas son practicantes del satanismo

Marilyn Manson during 2006 Cannes Film Festival - Southland Tales Premiere at Palais des Festival in Cannes, France. (Photo by Gianfranco Calcagno/FilmMagic)

La libertad de cultos es un derecho que todos tienen, aunque no todo el mundo lo tenga en cuenta y realmente sea alarmante el número de personas que se deje «oprimir» y de esta manera verse obligado a seguir una doctrina religiosa sobre la otra. Sin embargo, también existen casos contrarios como el de estas celebridades quienes, casi llegando a los extremos, no temieron en rendirle culto a Satán y a comenzar a practicar el satanismo.

Sin mayores preámbulos, porque probablemente a partir de acá muchos se sorprenderán, conozcamos a 10 celebridades que le vendieron su alma, literalmente, al diablo -y no, no todas ellas están relacionadas al mundo del rock-:

Marilyn Manson: Que Manson aparezca reflejado acá no es una gran sorpresa a decir verdad, pero es la realidad. El cantante, además, se ha visto involucrado en toda clase de escándalos religiosos que están relacionados a sacrificios personales y animales.

Katy Perry: El camino que Katy tuvo que atravesar para llegar a donde está ahora no fue nada sencillo, y en vista de eso la cantante se vio obligada a ponerle un precio a su alma y también a conseguirle un comprador. En una entrevista del año 2010 hizo esta confesión, pero aparentemente todo lo que pidió le salió bien a excepción de la maldición del Grammy.

Madonna: En más de una de sus canciones la cantante ha dejado claro qué piensa de la iglesia y de Dios, así que a raíz de eso es sencillo deducir que, en efecto, es una seguidora más del culto satánico. No obstante, las suposiciones no van con nosotros y podemos confirmar esto a través de los rituales que ella ha confesado realizar en algunas oportunidades.

Rihanna: Muchos atribuyen que los cambios de actitud de esta cantante tienen mucho que ver con ser una seguidora de Satán. Además, recordemos que procede de Barbados, una isla donde este tipo de creencias es algo común y el espiritismo supera por mucho al catolicismo. Eso explicaría muchas cosas.

Daddy Yankee: De seguro es de los famosos más random que hay en este top, pero todo apunta a que el boricua también se ha relacionado con Satán. Asimismo, se le ha relacionado con la masonería y algunas cosas igual de curiosas, pero preferimos creer que el motivo de su éxito no tiene nada que ver con esto.

Ozzy Osbourne: Que él haga esto no nos extraña ni un poco, y de paso su banda, Black Sabbath, también tiene que ver en el asunto. Su afán por asesinar animales, por los murciélagos, las ratas y los crucifijos son tan solo indicios muy evidentes de todo aquello en lo que el rockero cree y no tiene problema con seguir. Además ha hablado del tema en varias oportunidades.

Elvis Presley: Nunca podremos comprobar qué sucedió realmente con él, pero las «buenas» lenguas aseguran que todo se trataba de un ciclo que Elvis debía vivir, luego de pactar con Satán. En cuestión, el Rey iba a recibir fama y renombre tanto como quisiera, pero a cambio de, luego de un tiempo, extinguirse de la faz de la tierra.

Jay-Z: En algunas de sus canciones el rapero admite haberle vendido su alma al diablo, lo cual explicaría su nivel de éxito -empezando por la esposa que tiene- y lo «repentino» que sucedió todo a su favor. Además todos sus temas incluyen sus vivencias y aspectos personales de su vida.

Eminem: Marshall admitió haberle vendido su alma al diablo en la canción Say Goodbye Hollywood, y en ella habla de que si no fuera por ese pacto, jamás hubiese podido hacer rap. Recordemos que su niñez no fue nada sencilla y que, evidentemente, sufrió mucho por ser «blanco» ya que el estilo de vida -y musical- que buscaba no era acorde al color de su piel.

Kiss: No sorprende demasiado que esta banda esté incluida acá. Con ellos pasa algo similar a todo lo que dijimos de Ozzy más arriba, y es que son fanáticos empedernidos de los sacrificios… y claramente no vas a matar nada -ni a nadie, pero aún no llegan a eso- si no es en nombre del mismísimo diablo.