Boom!

Liam Gallagher acusó a la policía alemana de haberle «sacado» los dientes

Las malas lenguas dicen que si buscas a Liam Gallagher en el diccionario, automáticamente señalará como sinónimos las palabras conflicto, pelea y polémica. Y hoy, para sumarle más peso a esa creencia, nos enteramos gracias a una entrevista realizada por The Guardian de mayores detalles de este tipo sobre uno de los antiguos integrantes de Oasis.

En concreto, el músico habló acerca de su experiencia con las autoridades policiales de Alemania, a quienes acusó de haber «sacado» los dientes con el uso de una pinza. Esta teoría surgió de la cabeza del cantante luego de recordar la gira que hizo junto a la banda donde, aparentemente, nada en lo absoluto salió bien.

«Recuerdo que estábamos sentados en una mesa debajo de un balcón, y nuestro guardia de seguridad simplemente nos agarra por el cuello, nos arrastra sobre la puta mesa, y al minuto siguiente, hay un geezer -hombre- en el balcón que nos cae sobre la cabeza , pero la seguridad nos ha quitado del camino, o podría habernos matado. Y luego se disparó, hombre», recordó.

Lo que sigue dentro de esta historia es la posible explicación de lo que sucedió con sus dientes de acuerdo a Liam.

«Si tuviera que golpearte en la boca, pensarías que tienes un labio gordo, ¿verdad? No tenía un labio gordo. Seguía maldiciendo mientras trabajaba, amigo. Esto es lo que creo que sucedió: todo se vino abajo después de patear algún punto del puto vestíbulo, creo, porque después de eso me desperté en el maldito centro. Así que creo que me dieron un golpe en la cabeza en la parte trasera de la furgoneta y se fueron (…) Porque fueron sacados completamente perfectos. Ellos -los policías- iban: ‘Oh, cuando subías las escaleras, tropezaste y se golpearon allí’. Pero se habrían roto, ¿no? No los jode completamente caer así. Y me desperté en una celda de la prisión, esposado, sin dientes, pero todavía podía -silba- y sin otras marcas en mí…»

Si bien hay muchas cosas en las que Liam parece tener razón, de igual forma nada de esto le sirve para asegurar -y menos en vista de su historial de discusiones- que, en efecto, la policía fue quien lo dejó sin dientes en el año 2002.