MúsicaOMG

¿Vale la pena trabajar solo? Las ventas como solista de Justin Timberlake vs. Las ventas de su antigua agrupación NSYNC

Uno de los sucesos que más marcó -musicalmente hablando- a la generaciones de los 90 y el milenio, fue la separación de NSYNC. La boyband, una de las más influyentes durante la época, era la principal contrincante de otras agrupaciones como los Backstreet Boys, en una competencia que nunca dejó de ser nada y que, actualmente, es muy difícil de encontrar.

Desde luego que la extinción de estos chicos no se quedó allí y algunos de ellos buscaron probar suerte como solistas, mientras que otro sencillamente se cansaron de la fama y le dieron play a la vida cotidiana.

Sin embargo, Justin Timberlake, su líder, escogió la primera de las opciones y así fue que terminó de forjar una carrera tan controversial como también llena de éxitos.

Era -y es- obvio que ninguno de estos hombres debería volver a preocuparse por el dinero gracias al fenómeno musical que pertenecieron, ¿pero cuáles fueron esas ganancias? En cuanto a NSYNC, sus discos registraron los siguientes números de ventas: 11,175,000 copias con No Strings Attached; 8,863,000 copias con NSYNC; 4,932,000 copias con Celebrity; 2,865,000 con Home for Christmas; 528,000 copias con Greatest Hits y 34,000 copias con The Essential NSYNC. 

Ahora, en cuanto a la carrera como solista de Justin, los números de ventas que arrojaron a sus discos son los siguientes: 4,720,000 copias con FutureSex/LoveSounds; 3,969,000 copias con Justified; 2,579,000 copias con The 20/20 Experience y 1,137,000 copias con The 20/20 Experience II Of II. 

Tomando en cuenta estas cifras trabajar solo no parece muy rentable, aunque es necesario considerar que NSYNC logró menos hits en comparación a Justin. Puntualmente hablando, la agrupación recopiló 1.1 millones de copias con Bye Bye Bye; 526,000 con Tearin’ Up My Heart; 443,000 con It’s Gonna Be Me; 297,000 con I Want You Back y 371,000 con This I Promise You. 

Por otro lado, Justin logró 4.9 millones con SexyBack; 3.9 millones con Mirrors; 3.5 millones con Dead and Gone, 3.4 millones con Holy Grail; 3.3 millones con Suit & Tie; 3.28 millones con Can’t Stop the Feeling!; 2.8 millones con What Goes Around…Comes Around; 2.5 millones con My Love; 2.3 millones con Carry Out; 2 millones con Rock Your Body; 1.6 millones con Summer Love; 1.5 millones con Not a Bad Thing; 1.2 millones con Cry Me a River; 1.12 millones con LoveStoned/I Think She Knows y finalmente 1.11 millones con Love Never Felt So Good.

Observando estas cifras es notoria cómo la diferencia -o el negocio mejor dicho- favorece a una parte más que a la otra, y es que como solista, los totales de Justin tan solo en los Estados Unidos son de 12,4 millones de álbumes vendidos; 2.6 mil millones de canciones y 45 mil millones en audiencias.

Asimismo, los NSYNC obtuvieron 28.8 millones de álbumes vendidos; 562 millones de canciones y 19 mil millones en audiencias.

¿A qué cifras llegará el imperio musical de Justin Timberlake de acá a unos años más? Porque parece que decirle #ByeByeBye a sus compañeros fue lo mejor.