OMG

7 animales que increíblemente se han drogado alguna vez en sus vidas

¿Quién iba a pensar que los animales se drogarían? Ya sea consciente o inconscientemente, hay numerosas especies en el reino animal que buscan divertirse (o al menos, eso sospechamos), y por muy fuera de lugar que suene el título de esta noticia, te sorprenderá saber que alguno de tus animales favoritos en realidad y tras bambalinas, son unos traviesos de la naturaleza.

1) El reno y los hongos alucinógenos

Hay un claro ejemplo de animales que les gusta drogarse, y entre ellos milita el reno, especie que ha sido vista en numerosas ocasiones tomando un hongo que frecuenta en Siberia llamado Amanita muscaria, cuyos efectos simplemente les hacen enloquecer.

¿Recuerdan el reno de la nariz roja de Papá Noel? Probablemente estuviese comiendo hongos.

2) Los canguros y las amapolas

¿Quién no ha escuchado hablar de las misteriosas señales circulares que aparecen de extraña forma en todo tipo de campos de césped a lo largo y ancho del planeta?

Uno de los lugares en donde más se frecuenta este tipo de marcas en la Isla de Tasmania, cuyos campos de amapola aparecen continuamente señalados. Se creía que esto era debido a visitas extraterrestres, causando el evidente miedo y atracción de locales y turistas; hasta que algunos agricultores observaron con sus propios ojos el origen del misterio.

Y la verdad es que las señales no veían de otro planeta, sino de los mismísimos canguros que vivían por la zona, que luego de comer amapolas se volvían eufóricos y comenzaban a correr en círculos y por eso se creaban las marcas.

De igual forma los científicos no se han confiado de la noticia.

3) Las cabras y la hierba

No es cosa extraña que un animal que pasa gran parte del día comiendo cualquier tipo de hierba, se encuentre por el camino una por la que desarrolle más afición o más gusto.

De hecho, han sido muchas las drogas que han llamado la atención de los seres humanos después que se comprobara lo bien que la pasaban las cabras al consumirlas.

Incluso, se cree que así inició el consumo del frijol de mezcal, similar al peyote.

4) Los mandriles se drogan antes de pelear

Los mandriles son uno de los animales que se acercan bastante a nosotros, más que otros animales (en cuanto al tema que venimos desarrollando), así que no nos cae de sorpresa la noticia de que estos primates se droguen.

Lo que sí resulta curioso es el motivo: pues da la extraña casualidad que ellos tienden a consumir una planta llamada iboga, y lo hacen justo antes de iniciar una pelea ¿su fin? Aumentar su potencia de cara a la lucha para disminuir el dolor de los golpes.

5) Los búfalos y el estrés

Cuando los norteamericanos decidieron bombardear Vietnam, precisaron en un estudio un extraño comportamiento en los búfalos autóctonos, y es que estos comenzaban a alimentarse de amapolas (las cuales siempre han odiado).

Se supo después, que esto no era a lo único que tenían acceso, ya que expertos aseguran que comían amapolas por sus efectos estupefacientes, y era para tranquilizar el estrés causado por las bombas.

6) Los gatos (puede que ahora todo tenga sentido)

La droga favorita de los felinos es conocida como hierba gatera, y les resulta completamente irresistible. No solo la comen, sino que también la mascan, se frotan contra ella y juegan con la planta.

Esto les da una dosis de euforia que no tiene comparación, incluso, las hembras suelen replicar sonidos similares a los que hacen cuando están en celo.

7) Los delfines y los peces globo

Es ampliamente conocida la noticia que los peces globo pueden ser muy peligrosos, ya que tienen una rara toxina en su cuerpo que, sino se elimina antes de cocinarlo, puede llegar a tener efectos graves en seres humanos.

Ahora ¿qué tienen que ver los delfines? Resulta ser que, así como nosotros, a ellos tampoco les importa correr el riesgo de comer peces globo. Los delfines en este caso, mascan y mordisquean peces globo para experimentar de esas toxinas y disfrutar un “subidón”.