OMG

¿En qué quedó la polémica de Ke$ha con su productor Dr. Luke?

Desde el año 2014, la cantante norteamericana Ke$ha se ha visto envuelta en situaciones lamentables por parte de su manager y productor Dr. Luke.

En concreto, la cantante decidió hacer públicos los acosos y abusos, tantos sexuales como verbales y también físicos que sufrió en manos del empresario, lo cual generó toda una disputa legal con resultados realmente desalentadores para la intérprete. Ella afirmó que Dr. Luke la drogó, abuso emocionalmente de ella y la agredió sexualmente durante el tiempo que estuvo trabajando con Kemosabe Records, el sello discográfico del productor, quien negó desde el primer momento estos sucesos.

«Durante los últimos diez años, Dr. Luke ha abusado sexual, física, verbal y emocionalmente de la Srta. Sebert hasta el punto donde la Srta. Sebert casi perdió su vida», se lee en el texto de la demanda. «Dr. Luke abusó de la Srta. Sebert con el fin de destruir su confianza en sí misma, auto-imagen y autoestima para que pudiera mantener el control completo sobre su vida y carrera», agregan.

Sin embargo, la resolución del tema no era  -ni es- tan sencillo como dejar de trabajar junto a ellos, ya que existe un contrato en contraparte con Sony Music Entertainment, el cual mantiene a la intérprete unida a ambas compañías hasta que ella saque un total de 10 discos, de los cuales no lleva ni la mitad.

Asimismo, los representantes legales de la autora de Praying hicieron todo lo posible por solicitar un recurso que le sirviese tanto al bienestar moral como emocional de su representada, pero el Tribunal Supremo de Nueva York negó la medida cautelar del caso, haciendo llorar a la cantante y desatando un frenesí de enojo entre sus partidarios y activismo en su nombre.

Rápidamente las redes sociales se pronunciaron bajo la etiqueta #FreeKesha, donde celebridades como Taylor Swift y Lady Gaga criticaron el hecho de literalmente obligarla a trabajar con alguien que abusó de ella. Esto generó gran indignación ya que se presentaron pruebas de cómo el hombre se burlaba de su peso y figura por email, así como también por el hecho de que la cantante tuvo que recibir ayuda profesional para salir del «hueco» donde se encontraba. El mismo año de la demanda Kesha estuvo internada en un centro de rehabilitación gracias a un fuerte desorden alimenticio.

Hasta el momento el proceso judicial sigue abierto y podría durar desde meses hasta años, y gracias a la negativa de la medida cautelar que presentó el equipo defensor de la cantante, ahora ella debe acreditar a Sony de cualquier grabación que quiera hacer hasta el final de este asunto.