Boom!Tecnología

¡El Internet libre está en peligro! Estados Unidos puso fin a la Net Neutrality

La neutralidad de la red o Net Neutrality es el principio por el cual los proveedores de Internet o los estados reguladores de Internet se ven obligados a tratar todo el tráfico de datos por igual (velocidad de acceso y contenido). Esto significa que todos los contenidos que estén dispuestos en la red no pueden tener discriminación a la hora de su consumo.

La velocidad de los sitios a los que ingresemos debe ser la misma por un solo precio. La Net Neutrality garantiza que paguemos un costo unitario por todos los servicios que queramos, aplicaciones, redes sociales, cualquier página web o plataformas streaming. Por ello, ningún proveedor debería priorizar qué contenido podemos consumir y cómo lo haremos.

Sin embargo, ahora, con una mayoría de 3 votos republicanos sobre 2 votos demócratas, el presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC), Ajit Pai ha aprobado acabar con la neutralidad de la red y darle el control de lo que ocurre en Internet a los grandes proveedores o reguladores como Verizon, AT&T y Verizon.

Estas empresas ahora tendrán el poder de decidir qué es lo que vemos en Internet o a quiénes leeremos, por el simple hecho de que estén o no en contra de su contenido. Podría ocurrir algo como una «censura» proveniente de cada modelo de negocio y acorde a los intereses del mismo.

El nuevo plan que se pondrá en marcha, lleva el nombre de «Restauración del Orden de la Libertad de Internet» y ello, daría el fin al uso de Internet como lo conocemos. Compañías como Netflix, Amazon, Hulu o Youtube tendrían que pagar más a los proveedores para tener una velocidad de acceso más alta a sus contenidos o incluso lograrían dividir sus servicios o ofrecer por cada uno de ellos un costo propio.

Tal como efectivamente ya está pasando en Portugal, los proveedores de Internet sin la Net Neutrality cobran un precio para cada paquete de servicios y así lo reportó Ro Khanna, miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos desde 2017.

En pocas palabras la neutralidad de la red, acabaría con la transparencia y la libertad que ha caracterizado al Internet. Los proveedores o empresas podrían pedirle a los grandes creadores de contenido como Netflix, en palabras coloquiales: «si quieres que tus usuarios vean tu contenido con alta velocidad, paga más», y quienes no usen este proveedor queden relegados y tengan una conexión lenta.

Se podría dar una división de la Internet en carriles rápidos y lentos. Si posees «x» proveedor de Internet podrías ingresar a Facebook de manera rápida, mientras que si conversas con un amigo, este tal vez ingresaría lento o no ingresaría del todo por tener un proveedor distinto.

Esto básicamente sacaría de la web a un montón de compañías pequeñas o que están empezando que no pueden pagarle a un proveedor por estar en el «carril rápido», o cuyos usuarios no paguen el paquete en el que está incluido la página web vayan saliendo poco a poco del mercado.

Y aunque todo esto no ha ocurrido es un panorama bastante posible de lo que pueda pasar en las próximas acciones y las maneras de reinventar el modelo de negocios de Internet.