General

¿Por qué James y Dave Franco esperaron tanto tiempo para hacer una película juntos?

Es difícil superar la diversión desenfrenada de una película realmente mala, y pocas películas malas son tan históricas como The Room de Tommy Wiseau en 2003. La película escrita, dirigida, protagonizada y producida por el excéntrico Wiseau, con un presupuesto de $6 millones, se ha ganado el estatus de culto como una de las peores películas jamás hechas.

Ahora James Franco y su hermano Dave lo han retratado todo en The Disaster Artist. La obra está protagonizada por James como Wiseau y Dave como Greg Sestero, quien apareció en The Room y escribió, junto con Tom Bissell el libro que sirve como fuente de la película.

No se tiene que ser aficionado al cine para apreciar una historia sobre el negocio del cine, pero The Disaster Artist es más que eso. Es una película sobre la búsqueda temeraria del sueño americano, y la confianza necesaria para pensar que se puede llegar a cualquier parte, especialmente en Hollywood. Y son los hermanos Franco, que trabajan juntos por primera vez profesionalmente, quienes otorgan a la película su irresistible gancho.

Por este motivo, hablaron con TIME sobre la recreación de la magia de The Room.

– ¿Cómo explicarías The Room a alguien que nunca lo haya visto?

James: Es una historia muy simple sobre un «tipo americano» con un trabajo y una novia y un mejor amigo que es traicionado por todos ellos. Pero para Tommy, fue una expresión increíblemente personal acerca su sentimiento de traición por parte del mundo y de todos en su vida. A la gente le encanta reírse de las tragedias personales.

Dave: A diferencia de otras malas películas, como Sharknado, todos los involucrados sabían que estaban haciendo algo tonto, con The Room, Tommy intentaba crear un drama serio que gane premios. Hay algo realmente hermoso con esa intención.

– Pero no ganó premios, ¿verdad?

James: En el cartel, él puso: un drama a nivel de Tennessee Williams. Así es como vendió eso. Cuando se proyectó y la gente se rio de él, Tommy capitalizó esas reacciones. Tal vez fue gradual, pero finalmente se recuperó. De hecho, agregó una línea al cartel: una divertida comedia de humor negro.

Dave: Es una película de culto, fue hecha para ganar premios, pero acabó dividiendo la opinión de las personas que la veían, eso es incluso más importante que ganar un premio.

James: Creo que quería el éxito, ser un artista y expresarse, pero también, creo que solo quería una familia. Y él tiene eso ahora.

–  ¿Cómo reaccionó a tu película?

James: Cuando estrenamos la película en South by Southwest, fue como un concierto de rock. Era la primera vez que Tommy veía la película. Fue extraño para nosotros porque no sabíamos cómo reaccionaría, y durante la película no se estaba riendo, de verdad. Pero entonces toda la audiencia comenzó a animar y Tommy se puso de pie, y me di cuenta de que esta era la primera vez que Tommy escuchaba un aplauso que no era irónico, que era completamente en apoyo de él y su historia.

Dave: Esa fue la intención de nuestra película. Nunca nos propusimos burlarnos de Tommy o The Room. Por el contrario, queríamos celebrarlo a él y a todos los que van tras sus sueños y no aceptan un no por respuesta. Cuando la gente lo aplaudía, eso era lo que estaban aplaudiendo.

– ¿Por qué les ha tomado tanto tiempo a los dos trabajar juntos en un proyecto?

Dave: Cuando comencé por primera vez, en cada audición y reunión, querían hablar conmigo sobre mi hermano. Era normal y lo entendí. Pero no quería ser referido como el hermano pequeño de James Franco por el resto de mi vida.

Entonces tomé la decisión de forjar mi propio camino y separarme de él en el trabajo. Y luego, después de un tiempo, llegó al punto en el que dije, «F-ck it. Él es mi hermano. Me encanta. Yo lo respeto. Y tenemos actitudes similares». Y además de eso, se sentía como el proyecto correcto y la dinámica correcta entre nuestros personajes. Al final fue una de las experiencias más gratificantes que he tenido en el set.

[Para James] No creo que incluso te haya contado esto, pero como hemos pasado más tiempo juntos, hay al menos una vez al día en el que cuando estoy a punto de decir algo, dices exactamente lo mismo que yo justo antes de decirlo.

James: ¿Una vez al día?

Dave: Lo juro por Dios. Al menos una vez al día.

– ¿Cómo fue para ti, James, trabajar con tu hermano?

James: Tuvimos una gran dinámica. Sabes, mientras crecía, yo era el hermano mayor. Nuestros padres estaban aprendiendo a ser padres conmigo. Davey tiene siete años menos, así que para cuando llegaron a él, parecía que todo era fácil, y tenía una relación aparentemente muy buena con nuestros padres.

Dave: Simplemente estaban cansados ​​y no tenían la energía para disciplinarme.

James: Mi impresión siempre fue que Dave era feliz y afortunado. Tenía muchos amigos. Mientras tanto, yo pensaba: Soy el hermano mayor, el tipo duro, debo ir a la escuela de actuación durante muchos años.

Dave: Estás haciendo ver que parezca que mi camino fue muy fácil.

James: ¡Pareció así! De todos modos, cuando llegamos a establecer nuestra gestión de trabajo, me di cuenta que soy muy relajado, mientras que Dave era muy perfeccionista.

Dave: Me he dado cuenta de esto recientemente. Cuando se trata de trabajo, soy muy tipo A.

James: Estoy de acuerdo.

– Hay tanto humor en esta película, pero también una sorprendente cantidad de patetismo por lo que parece una comedia extravagante.

Dave: Dejamos que todo fluya, no importa cuán extraño sea el escenario, simplemente permitimos que el humor fluya de manera natural. Cuando comenzamos esta película, estábamos tratando de encontrar películas para comparar, y desde el principio queríamos el tono de Boogie Nights, donde hay un montón de personajes extraños en situaciones locas, pero todos lo interpretan como seres humanos.

– ¿La gente necesita ver The Room antes de ver The Disaster Artist?

James: No es necesario. De la misma manera que no es necesario ver pornografía extensa de los ’70 para ver Boogie Nights.